• Frase de la Semana

    "Siempre que veo la tele y veo a esos pobres niños hambrientos en todo el mundo, no puedo evitar llorar. Quiero decir, me encantaría ser así de flaquita, pero no con todas esas moscas, y muerte, y esas cosas".


    Mariah Carey, cantante.

  • Foto de la Semana


    He aquí un tipo obediente que sigue a rajatabla los consejos de su médico de cabecera.
    "Solo una cerveza al día..."
    ¡Dicho y hecho!

Entrevista

Entrevista a Josema Yuste (Martes y Trece)

El protagonista, Josema Yuste, la mitad de una de las parejas humorísticas más importantes que ha habido en España, demuestra ser todo amabilidad, y nos recibe en el salón de su casa, donde se realiza la entrevista. 

Josema YusteEntrevistador: ¿Cómo era el humor cuando tú empezaste?

Josema Yuste: Yo empecé en Martes y Trece en el año ochenta. Y entonces estaban trabajando a tope, con un éxito brutal, Tip y Coll, una pareja legendaria que ya desgraciadamente han muerto los dos, hace unos meses murió José Luis Coll. Para nosotros era un referente, eran un poco como “los hermanos Marx españoles”. Gila también estaba muy bien en ese momento. También funcionaban en otro tipo de humor Esteso y Pajares, era lo más conocido en ese momento. Yo creo que en ese momento nuestro referente era Tip y Coll, porque se acercaban más a nuestro estilo de humor que Pajares y Esteso, o incluso Gila.

E: A lo largo de estos años, ¿has notado una gran transformación del humor en televisión?

J.Y.: No, una gran transformación no. Es que hay varios tipos de humor. Está el humor blanco, que no se mete con nada ni con nadie y que es muy ingenuo, el humor absurdo, que es igual pero más alocado, el surrealista, que es más irónico, y luego está un humor un poco más comercial, un poco más absurdo, un poco más populachero. Yo creo que de esa línea han salido nuevas parejas o nuevos individuos que hacen humor. Pero no, sinceramente, no creo que haya evolucionado demasiado. Como comparación, en el mundo de la Fórmula 1 los motores han evolucionado mucho, pero en el humor, los que lo hacemos tiramos de una serie de recursos, en tu estilo. Quizás sí es verdad que antes, en los ochenta y eso, no había un tipo de humor como el que hacen ahora CQC, Santiago Segura, Pablo Carbonell…que tiran de un humor más ácido.

E: ¿Por qué os decidisteis Millán y tú por el nombre de Martes y Trece?

J.Y.: La verdad es que no fue nada especial, fruto de la casualidad o una anécdota… Pensamos que teníamos que hacer un nombre, un sello como cualquier grupo o cantante. Hay que tener un nombre artístico. Pensamos que en esa fecha, que me parece que se produce dos veces al año, la gente nos recordaría y vendrían a hacernos entrevistas, estaríamos ahí. Y la verdad es que acertamos (sonríe).

Millán Salcedo y Josema Yuste, Martes y Trece

E: En la época de Martes y Trece, ¿cómo era la creación de los personajes y de los shows?

J.Y.: En la primera mitad de Martes y Trece todo lo hacíamos nosotros. Todo, hasta el atrezo. Un atrezo que podía ser desde un orinal, hasta una cortina, con cualquier cosa hacíamos algo. En televisión ya hay un equipo de producción, de decoración, etc…, que lo ponen todo. En los cinco o seis primeros años éramos autosuficientes, nos lo hacíamos todo: los guiones, el atrezo, los elementos, todo. Hasta los cortes de música (para playback, etc.), que íbamos a un estudio a prepararlos. Era muy artesanal todo. A partir de que damos el salto a la popularidad hay gente que nos prepara todo eso.

E: ¿Qué sketch destacarías de aquella época?

J.Y.: Siempre se habla del de las empanadillas, que me encanta, pero hay uno que tiene sus fans y que me parece maravilloso en todos los sentidos. Es divertido, va de menos a más, es surrealista, es graciosísimo, con unos personajes fantásticos… Es un sketch que hicimos un día en un programa de televisión. Era una entrevista que hacía Lauren Postigo a una folklórica que nos inventamos llamada Paca de Carmona, una folklórica de segunda o tercera fila. Era una entrevista muy divertida. Hay una frase que le dice Lauren Postigo a Paca de Carmona: “Tú haces gira por Soria y te forras hija de puta”; y eso se ha quedado en la gente de mi generación. Es un sketch al cual tengo mucho cariño, porque además salió a la primera, no hubo que repetir toma ni nada.

Sketch de las empanadillas

Sketch de Lauren Postigo con Paca de Carmona

E: ¿Crees que en la actualidad hay algún humorista que pueda superar a Tip y Coll?

J.Y.: No, para mí Tip y Coll son mis humoristas favoritos, de culto (sonríe), y lo serán, creo, durante toda mi vida. De momento, no creo que haya nadie que les supere.

E: ¿Que destacarías de Gila?

J.Y.: Gila es el humor blanco por excelencia. Un humor que no hiere a nadie aunque también tiene sus dobles lecturas, le daba un palo a la guerra, etc. Gila sobre todo practicaba un humor blanco e inteligente, y él lo contaba de una forma única, tan personal que es lo que más gracia tenía. Esto lo hace otro y no tiene gracia, pero él con su naturalidad.

E: ¿Puedes contarnos alguna anécdota curiosa de tu carrera?

J.Y.: Una vez, hace muchísimos años, fuimos a trabajar a Benidorm. Nosotros llevávamos siempre un gran baúl con todo el atrezo que utilizábamos en el espectáculo, con una cinta de magnetófono enorme para los playbacks, efectos de sonido, etc. Sin eso no podíamos hacer el show. Y ese día nos lo olvidamos todo. Llegamos a Benidorm sin nada y se lo dijimos al dueño de la discoteca, que no podíamos trabajar. “A dos horas del espectáculo es imposible hacer nada”. “Teneis que salir”. Entonces nos dijo: “Si salís y la gente se ríe y nadie protesta, os pago lo que tengo pactado. Si salís y el show queda a medias, os pago la mitad. Si salís y es un fracaso no os pago nada”. Respondimos que de acuerdo y salimos. No sé cómo lo hicimos lo que hicimos, pero nos lo pagaron todo (risas).

Josema Yuste

E: En el humor actual destacan los monólogos. ¿A tí que te parecen?

J.Y.: Es un estilo que inventaron los americanos hace como cincuenta años. Había un humorista que lo hacía, no me acuerdo cómo se llamaba. Pero sí que se hizo una película sobre su vida con Dustin Hoffman interpretando su personaje. Lo que él hacía era sentarse en un taburete con un cigarro y un whisky, y se ponía a hablar. Eso es el monólogo. A mí, como actor, no me gusta. Porque es muy duro estar sólo en un escenario, es muy aburrido para mí y no puedes permitirte ninguna pausa. Es una fórmula que está bien. Ha funcionado muchísimo y no hace falta nada, un micro y un taburete. No es que sea lo más moderno, está inventado hace muchísimos años, es que lo ha explotado ahora Globomedia. A mí me gusta variar personajes, compartir el escenario al menos con una persona. En un escenario me gusta más trabajar en equipo que solo.

E: ¿Qué te parece Camera Café, el último éxito televisivo de humor?

J.Y.: Me encanta. Fíjate que a veces las cosas más sencillas… Un solo plano, yo si fuera productor diría: “¿Un sólo plano? ¿Y los actores hablando frente a la cámara todo el rato? Esto es impresentable, esto es infumable”. Cuando es gracioso el planteamiento del guión, es igual cómo lo grabes. Yo siempre he dicho que todo lo que tenga gracia lo puedes hacer encima de un burro o lo que sea, si la gente se ríe vale. Y ahí está la prueba. Es una serie con un planteamiento completamente original. Creo que no debe ser muy divertido para los actores. Lo digo por estar en un plano, mirando más o menos siempre a un punto fijo, siempre de frente… Eso encorseta mucho al actor. Pero no cabe duda de que es muy eficaz para el público y los actores son magníficos.

E: ¿Cuales son tus proyectos de futuro?

J.Y.: Yo hace cuatro años monté mi compañía de teatro, porque vi que la televisión ya me estresaba demasiado. La tele es muy dura. Tienes que estar allí a las seis de la mañana, llegar tarde a casa, estudiarte el guión de la serie… Día tras día. Me dije: “Paro, voy a hacer teatro que es lo que me gusta y donde yo empecé hace treinta años”. Monté mi compañía con dos empresarios amigos míos del teatro, hice una función durante dos años y medio, y ahora llevo nueve meses con otra función. La estreno en Madrid este septiembre con Florentino Fernández en el teatro Reina Victoria. El teatro no te da mucha popularidad, pero te da mucho prestigio y respeto entre el público. Porque te ven, te ven de verdad, y dicen: “lo hace realmente y lo hace aquí”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: