• Frase de la Semana

    "Siempre que veo la tele y veo a esos pobres niños hambrientos en todo el mundo, no puedo evitar llorar. Quiero decir, me encantaría ser así de flaquita, pero no con todas esas moscas, y muerte, y esas cosas".


    Mariah Carey, cantante.

  • Foto de la Semana


    He aquí un tipo obediente que sigue a rajatabla los consejos de su médico de cabecera.
    "Solo una cerveza al día..."
    ¡Dicho y hecho!

Moisés: ¿iluminado o colocado?

Moisés experimentando las propiedades de la naturalezaEn un provocador (y quién sabe si revelador) artículo publicado esta semana por ‘Time and Mind’, un periódico consagrado a la filosofía, Benny Shanon, profesor del Departamento de Psicología Cognitiva de la Universidad Hebrea de Jerusalén, sostiene que el consumo de sicotropos formaba parte de los rituales religiosos de los judíos mencionados por el libro del Éxodo en la Biblia. Y que por lo tanto, el profeta Moisés se encontraba bajo el efecto de poderosos alucinógenos, es decir, colocado hasta las cejas, cuando bajó del Monte Sinaí y presentó al pueblo judío los Diez Mandamientos.

“En lo que respecta a Moisés en el Monte Sinaí, se trataba de un acontecimiento cósmico sobrenatural en el cual yo no creo, o de una leyenda en la cual tampoco creo, o -y eso es muy probable- de un acontecimiento que reunió a Moisés y al pueblo de Israel bajo el efecto de estupefacientes”, afirmó el profesor en la radio pública israelí.

“La Biblia afirma en ese sentido que el pueblo ve sonidos y ese es un fenómeno muy clásico, por ejemplo en la tradición de América Latina, donde se ve la música”, agregó. Tras esta revelación se entiende mucho mejor que Moisés tuviera esa animada charla con una zarza ardiente.

Ejemplo que también mencionó el profesor Shanon, junto con el del Árbol del Conocimiento en el Jardín del Edén, precisando que en los desiertos del Sinaí egipcio y del Neguev israelí hay hierbas y plantas alucinógenas que los beduinos siguen utilizando. ¡Que descubrimiento! Esto nos hace mirar con otros ojos el mensaje que recibió Moisés y entender porque  decidió escribir los Diez Mandamientos en piedra. ¡Está claro! Un tipo listo Moisés, el papel lo usaba solo para liar.Moisés concentrado poco antes de recibir el mensaje divino

Según el profesor Shanon, las sociedades tradicionales shamánicas a menudo utilizan estupefacientes en sus ritos religiosos. “Pero esa utilización está sometida a reglas muy estrictas”, explica. Así cualquiera cree.

“Yo estuve invitado en 1991 a una ceremonia religiosa en el norte de la Amazonia, en Brasil, durante la cual probé una poción hecha con una planta, la ayahuasca, y tuve visiones de connotación espiritual y religiosa”, añadió el profesor. Sólo tengo una duda, ¿a que les suena si les digo estas palabras?: fiesta, Brasil, bebidas, drogas… y si a todo esto, además le unimos la palabra “gratis”… ¿Seguro que esto era una investigación? Que tío este Shanon, ¡que listo, que gran investigador!

Según este científico, los efectos sicodélicos de las pociones preparadas con la ayahuasca son comparables a los que producen las bebidas fabricadas con la corteza de la acacia. La Biblia menciona este árbol frecuentemente, y su madera es similar a la que fue utilizada para tallar el Arca de la Alianza.

Vamos, que está todo claro ahora. Con este Moisés dirigiendo es normal que los judíos se pasaran 40 años vagando por el desierto, seguramente no encontraron la salida hasta que convencieron a Moisés de que entrara en Proyecto Hombre. ¡Amén!